viernes, 27 de diciembre de 2013

SUMO

¡Feliz Navidad!

¿Qué tal van las fiestas? ¿Mucha comilona?
Yo estuve en Málaga viendo a la family y ha estado todo genial. Realmente me siento muy afortunada por tener una familia y, sobre todo, los recursos para celebrar estos días por todo lo alto. Se me parte el alma pensando en toda la gente que dará las gracias si puede llevarse algo a la boca :(
En fin...

Hoy os propongo un poquito de comida asiática, ¡que desde el Morikaen no he puesto nada japo!

El sitio del que os voy a hablar me lo enseñó mi amigo Isra y, casualmente, a raíz de ir nosotros, e hablado con más gente que también ha ido recientemente y con opiniones muy dispares. Si queréis leer otra, además de la mía, os dejo el link de este blog (sí, hago publicidad de forma altruista de gente que no conozco, soy así de maja).

Bueno, vamos al lío.
El restaurante del que os hablo se llama Sumo, y se encuentra en la calle Fuencarral 116 (metro Bilbao L1 y 4, o Quevedo L2). No he encontrado web, ni página en Facebook, ni nada, así que no os puedo dar más información.

Como ya he comentado antes se trata de un sitio de comida asiática pero, sobre todo, gastronomía japonesa.
Tienen una carta bastante amplia que varía según sean comidas o cenas.
La forma de pedir también varía puesto que podéis elegir entre el "método tradicional" (platos sueltos de la carta) o el "modo buffet". Os cuento:

Te dan un papel con todos los platos que puedes elegir, y puedes hacer 3 pedidos de 6 platos cada uno, es decir, pagas por 18 platos (por persona y siempre que consigas comerte todo, claro).

Podéis elegir sushi, arroces, tallarines, carnes, ensaladas, sopas, verduras... Prácticamente cualquier cosa que os podáis imaginar.

Ensalada wakame, pollo teriyaki y gyozas

En principio todo parece apetecible, pero tuvimos una horrible experiencia con el pollo teriyaki (que en la foto sale precioso) ya que olía fatal y al probarlo nos dimos cuenta de que llevaba unos cuantos días más que pocho. Nos ofrecieron cambiarlo pero ya no nos atrevimos con más pollo...

Ahí donde lo veis, ¡no dejamos ni una migaja!

Como podéis ver en las fotos pedimos absolutamente de todo hasta agotar los 18 platos de cada uno y nos pusimos hasta arriba: tempura de verduras, de langostinos, makis, niguiris, udon, empanadillas al vapor, ternera en salsa, sopa miso, tofu, temakis...

¿Valgo para niña de San Ildefonso?

Los postres y la bebida no están incluídas en los menús, pero encontramos unas bolitas de sésamo que nos supieron a gloria (sobre todo a mí, que soy adicta a ellas, jeje!).

El local está a estrenar por lo que está perfectamente acondicionado y muy moderno.
Los camareros, sin embargo, no son tan buenos y van bastante "a su bola", es decir, son muy serviciales, te quitan todos los platos vacíos al instante de la mesa, etc, pero se les olvidaron varios platos, no eran especialmente atentos (y eso que había solo 4 o 5 mesas) y no nos tomaron muy en serio cuando les dijimos que el pollo era del año pasado.

El precio varía entre comidas y cenas, y si es diario o fin de semana, pero para que os hagáis una idea, los menús están entre 8 y 16 € (tened en cuenta que la bebida, los postres y algunos de los mejores platos se cobran a parte).

Valoración final: un 7. La comida estaba bien pero sin ser nada del otro mundo (mucha fritanga, como decía Pablo), y lo del pollo... En fin... Y nos atendieron muy regular. Por otro lado, a mí no me parece tan barato como lo pintan, pero bueno, para ir un día sin haber comido 48 horas antes, está bien, jaja!

Bueno, ¿qué os ha parecido?
Quizá esta sea la última entrada del 2013, así que si nos os vuelvo a escribir os deseo lo mejor para este año que entra, para que todos vuestros sueños se hagan realidad y seáis muy felices con los vuestros.
Mil gracias por este increíble año de visitas (¡ya van 13500!), comentarios, RT's, "Me gusta", recomendaciones... y mil besos a todos.

Carolina.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

EL PERFECTO COMENSAL

¡Hola, hola, holaaa!

Hoy hago un paréntesis en nuestras reseñas gastronómicas para hablaros de unas cuantas cosillas que os podrían venir bien para estos días en los que salimos más a comer fuera: cómo ser el perfecto comensal.
También quiero comentar estos puntos con vosotros porque últimamente me he cruzado con gente que parece no tener modales algunos y, menos aún, vergüenza.

Comencemos:
  1. Cuando estemos en un restaurante (bar, cafetería...) tenemos que darnos cuenta de que no estamos en casa por lo que cosas como descalzarse, eructar, empujar con el dedo, hablar a gritos, etc, se deben evitar.
  2. Por mucho dinero que vayamos a gastarnos en tal sitio, no podemos tratar a camareros y demás personal como si fuesen esclavos, así que no olvideis saludar, dar las gracias, pedir las cosas por favor y, sobre todo, ser respetuosos.
  3. Tampoco debemos olvidar que ni camareros ni cocineros son voluntarios, están ahí trabajando, y como en todo los trabajos hay que intentar hacer las cosas lo mejor posible, por lo que si hay algo que no es de nuestro agrado o que consideramos que no está en buenas condiciones, no nos podemos callar, más vale devolver un plato a la cocina que no coger una indigestión...
  4. Que quede claro que no soy partidaria de las propinas, pero sí que suelo dejar algo cuando el servicio ha sido excepcionalmente bueno. Es cierto que con lo que dejamos hacemos un gran favor a los que lo reciben, pero tampoco debe ser una costumbre, ya que de ese modo lo único que conseguiremos es que les paguen menos.
  5. No pidáis más comida que la que vayáis a consumir, ya que todo lo sobrante se tira a la basura y no se debe desperdiciar ningún alimento por insignificante que nos parezca.
  6. Sed pacientes, y si tenéis prisa id con tiempo, porque rara será la vez que estéis en un sitio solo y puedan volcar toda la atención en vosotros.
  7. Si no habéis estado en el sitio previamente, dejaos aconsejar, que no os dé vergüeza hacer mil y una preguntas con tal de saber claramente lo que vais a pedir y si os va a gustar o no. Hay gente que devuelve platos una vez los han probado porque no es lo que esperaban, pero a mí no me parece una práctica especialmente loable.
  8. Que no os den gato por liebre: aseguraos de que os traen lo que habéis pedido, de que todo sale a la temperatura adecuada y de que os tratan como es debido.
  9. Insisto: estáis trantando con personas y a todos nos gusta que nos agasajen cuando hacemos algo bien, así que no dudéis en felicitar a camareros y cocineros si habéis pasado una velada deliciosa con comida aún más deliciosa.
Y por último y lo más importante, recordad: el cliente no siempre tiene la razón, así que dejad el orgullo en casa y no olvidéis que habéis salido a pasar un buen rato.

Un último consejo: ¡disfrutad del momento!


 



Aquí nos quedamos por hoy.
Espero que hayáis pasado un buen rato con estos (¿útiles?) consejos y ya me diréis si los ponéis en práctica :)
¡Un besote muy grande a todos!

Carolina.

lunes, 9 de diciembre de 2013

PECADO CARNAL

¡Hola de nuevo comilones!

¿Cómo van esos fríos? Yo cada día lo llevo peor, y entre eso y el curro, ¡no consigo centrarme en la uni!
Por suerte, las ganas de probar sitios nuevos nunca se van, así que allá vamos, ¡a descubrir una nueva hamburguesería!

Hoy os voy de una historia de segundas oportunidades, porque soy de los que piensan que todo el mundo se merece una segunda oportunidad (algunos hasta una tercera) y eso es precisamente lo que hicimos con el sitio del que os voy a hablar.

Se llama Pecado Carnal y es una hamburguesería especializada en carne de kobe. En Madrid tienen cuatro restaurantes por lo que os recomiendo entrar en su web para buscar el que mejor os venga y así de paso, echar un ojo a la carta.

Como os decía iba comentando más arriba, con Pecado Carnal nuestra experiencia es agridulce, ya que la primera vez que fuimos, la visita fue un completo desastre, es decir, todo lo contrario a nuestra segunda visita.

Centrémonos.

La primera vez estuvimos en el de Covarrubias, y fue allí donde comprobamos que si algo puede salir mal, saldrá incluso peor.
Para empezar, llegamos y habían olvidado nuestra reserva, por lo que ya comenzó mal la cosa. Tras una pequeña "discusión" conseguimos que nos dieran mesa... al lado de un macro cumpleaños que ocupaba medio restaurante, así que la cena transcurrió entre berridos, cánticos, globos, etc. Estuvimos a punto de decir que nos íbamos, pero al final nos convencieron diciendo que se irían pronto (mentira...).
Si solo hubiese sido eso, no hubiese pasado nada, pero no, ya que a todo el ruido hay que añadir lo mucho que tardaron en atendernos y servirnos. Creemos que debía de ser el cumpleaños de alguien cercano a alguno de los trabajadores del restaurante porque cada dos minutos algún camarero se tomaba algo, o salían los cocineros a saludar, o cantaban... En fin, un auténtico desastre.

Con la comida tampoco tuvimos buena suerte.
Como entrante pedimos chorizo criollo (estaba bueno, pero era tan poco que casi fue como haberlo olido) y unas croquetas (sin pena ni gloria). Y como principales elegimos dos hamburguesas: una Wasabi (que aunque no tenía muy buen aspecto resultó ser lo mejor de la noche) y una Caramel (que pedí con todo mi amor porque adoro las garrapiñadas y cuando me la trajeron me dijeron que lo sentían mucho pero que solo le habían echado cebolla caramelizada porque no quedaban garrapiñadas). Lo de mi hamburguesa me dolió especialmente ya que solo llevaba dos ingredientes y, digo yo, que lo lógico sería que si no tienen uno de ellos, avisen, pero no fue el caso. Al menos la carne estaba buena.

Apetecible lo que se dice apetecible, como que no

Tras aquella experiencia decidimos no volver, pero viendo una y otra vez las buenas críticas y comentarios de amigos, decidimos darle una segunda oportunidad meses después. E hicimos bien :)

La segunda vez decidimos ir al de la calle Hernan Cortés (en Chueca) y tras un buen rato intentado reservar, por fin conseguimos una mesa.
Fuimos un día de diario y había poca gente, por lo que no había nada de ruido ni cosas molestas. Desde el primer momento la camarera que nos atendió se desvivió por nosotros: nos explicó todas la carta, los puntos de la carne, nos preguntó mil veces que qué tal todo... Un cielo, vaya. Incluso una vez salió el cocinero para preguntarnos si estábamos contentos con la comida (como veis, nada que ver con la vez anterior).
En esta ocasión fuimos directamente a por las hamburguesas muy bien recomendados: una Portobello (las setas riquísimas y la crema también) y una Truffled Cheese (genial el queso trufado y los boletus bien ricos). La carne nos la hicieron muy poquito (tal y como pedimos) y estaba todo a la temperatura perfecta (la otra vez estaba todo horriblemente frío).
De postre pedimos la panqueca de dulce de leche (lo reconozco, soy adicta al dulce de leche) y estaba riquísima, como era de esperar.

Caras de felicidad ante lo bueno que estaba todo

En definitiva, todo delicioso y perfectamente bien atendidos.

Ambos locales estaban muy chulos decorados y de precio está sobre los 20€.

Valoración general: un 8. Me encantaría ponerle más nota, pero no se me va de la cabeza aquella "primera vez". Eso sí, si volvemos una tercera y todo sale igual de bien que la última, prometo subir la nota (y volveré, eso seguro).

¿Qué os ha parecido? ¿Le hubieseis dado una segunda oportunidad? ¿Le daríais una tercera?
Me encantaría ver vuestros comentarios y opiniones, ¡así que ya sabéis!

Un besote muy grande a todos y nos vemos en la siguiente entrada, ¡que aproveche!

Carolina.

P.D. !Qué poquito queda para las 13.000 visitas! :D

viernes, 29 de noviembre de 2013

LA PANAMERICANA

¡Hola a todos!

¡Qué frío hace! ¡Si hasta ha nevado! Lo único bueno es que cada día de frío que pasa, es un día menos que queda para el buen tiempo :)
Como habréis podido observar, he incluido una nueva sección donde vais a ver el    Top 5 de los restaurantes con más visitas de este blog (¡que no quiere decir que sean los mejores!), así iremos viendo poco a poco qué es lo que más gusta o llama la atención.

Últimamente no he salido mucho porque estoy hasta arriba de exámenes y de trabajo (que conste que no me estoy quejando, ¿eh?) así que os voy a enseñar a dónde me llevó Pablo por mi cumple hace algún tiempo (mil gracias, ¡precioso!).

Os presento La Panamericana, donde, como ellos dicen, hacen "cocina de nuevo mundo" y ¡muy acertadamente!
Hay dos, pero nosotros estuvimos en el que está en la calle Antonio Pérez 26 (metro República Argentina L6). En su web podéis ver la localización del segundo restaurante así como la carta y mogollón de fotos donde vais a poder ver los preciosos platos con que os vais a encontrar.

Al entrar os va a llamar la decoración ya que, a pesar de estar rodeados de madera de clarita, destacan los coloridos platos y los cactus, que le dan un aire muy "panamericano".

¡Adoro los cactus!

Si hablamos de la cocina que hacen podríamos acabar discutiendo, porque sin duda alguna, cada uno va a tener una opinión bien distinta, así que lo mejor que podéis hacer es probarlo y luego me contáis.
¿Mi opinión? Ufff... Algo así como "cocina fusión asiática y mejicanocaribeña" (si es que existe tal cosa, jeje!)

Yo fui totalmente a ciegas, pero por suerte Pablo, que había ido antes, resultó ser un guía estupendo :)

Para empezar pedimos un tiradito de salmón con lima, cilantro y pomelo acompañado de palomitas, y el sabor ¡resultó soprendente! La mezcla de ácido y dulce con el pescado estaba genial.
Después tomamos un ceviche de corvina, que sin ser uno de mis pescados preferidos, tengo que reconocer que me sorprendió: muy, muy bueno y super bien aderezado.
Y para acabar nos trajeron una parrillada caribeña, que escarne de entraña a la parrilla con mojo criollo y yuca frita. Sin duda alguna fue lo que más me gustó, ya no solo por la entraña (que amo con locura) sin no por la combinación de todos los ingredientes. Estaba realmente bueno, y cuando vuelva ¡repetiré seguro!

Pablo disfrutando de la comida: la parrillada, el tiradito y el ceviche

 De postre (sí, siempre nos reservamos un huequito para el postre) elegimos los sweet sushi, que eran "niguiris" de arroz con leche con membrillo de guayaba. Al principio la idea no me entusiasmó pero después de probarlo tuve que rectificar, porque no estaban nada empalagosos y el sabor era muy auténtico. Además, tuvieron la gentileza de traernos un par de hostias de dulce de leche, así que mejor que mejor.

Pablo y el postre, ¡irradia amor!

Todo el personal fue muy amable desde que llegamos hasta que nos fuimos a pesar del montón de gente que había comiendo, y en todo momento nos explicaron todos y cada uno de los platos, así que en este sentido no tengo ni una queja.
Con el precio sí tengo una "pequeña" queja ya que me parece algo caro (sale por unos 28€ por persona) ya que las cantidades no me parecen especialmente generosas, aunque también tengo que decir que la calidad del producto y su trato es espectacular.

¡Más guapos imposible!

Valoración general: un 9. Todo estaba buenísimo, nos trataron genial y la compañía fue inmejorable, pero creo que deberían bajar un poco el precio de la carta o hacer los platos un poco más grandes. También estaría bien que tuvieran menús (creo que solo tenían uno de degustación), sobre todo, de mediodía.

Espero que os haya sorprendido tanto como a mí este restaurante, y ya de paso, que os haya abierto el apetito y las ganas de probarlo.
Desde aquí mando un beso enorme a Pablo por dejarse hacer fotos, por la invitación y por ser tan buen amigo :D
Y otro beso también a todos los que comentáis, hacéis propuestas, retuiteáis, faveáis, etc, etc, etc, ya que sin vosotros nada de esto sería posible :')

Carolina.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

PASIONES ARGENTINAS

¡Hola!

Antes de nada, un saludito a todos los nuevos seguidores de Twitter, ¡que ya somos 89! ¡Y 11836 visitas! Así que mil gracias por seguirme y espero no defraudaros ;)

Como ya dije en la entrada anterior, voy a hacer un huequito a restaurantes con carta para celiacos, así que hoy os presento el primero de la lista.
Me lo enseñó mi amiga Rebeca, que es celiaca, y nadie mejor que ella para "introducirme en este mundillo". También nos acompañaron Pablo y Tony, así que un besote enorme para los tres :*

El sitio del que os hablo se llama Pasiones Argentinas, y como os podéis imaginar está especializado en la cocina argentina. Hay dos restaurantes, pero nosotros estuvimos en el de Las Rozas, en la calle París 38 (recomiendo ir en coche, en transporte público puede convertirse en toda una odisea). Os dejo su web para que podáis ver la extensa carta, localización, fotos, menús...

Sin duda es el sitio perfecto para carnívoros, ya que, si no toda la carta, la mayor parte está dedicada a la carne en todo su esplendor: chorizo, asado, vacío, lomo, solomillo, entraña... Absolutamente todo lo que os podáis imaginar, además de algunas ensaladas, pastas y entrantes típicos argentinos.


Para ir haciendo boca...

Como nosotros desconocíamos completamente este sitio, dejamos a Rebeca que pidiera, y al final pedimos un brasero "diente libre", es decir, una parrillada con distintos tipos de carnes y verduras que, si consigues acabarte, puedes repetir las veces que quieras.
La idea está bien, ya que por 12€ comes muchísimo y puedes probar 5 o 6 tipos de carne. Nosotros, siendo 4, solo repetimos una vez y no conseguimos acabarlo todo, así que de cantidad ya digo que está más que bien.
En cuanto a la calidad... No sabría muy bien qué decir. La primera sensación es que está todo riquísimo, pero luego nos dimos cuenta de que había partes muy, muy buenas y otras que dejaban bastante que desear.
Mi carne preferida es la entraña, y lo cierto es que comí mogollón y disfruté como una hiena, pero me esperaba más.

Al rico brasero!
Por otra parte, tras advertir que Rebeca era celiaca, nos pusieron la morcilla y el chorizo aparte para no correr ningún riesgo innecesario. Y lo siento por ella porque ambas cosas estaban realmente ricas, ¡jaja!

Lo veo y se me hace la boca agua... ¡pobre Rebeca!

El local es una preciosad, está super bien ambientado y tiene una terraza que parece perfecta para cuando llegue el buen tiempo (habrá que probarla...).
Nos atendieron bien aunque a veces la "cordialidad extrema" se puede convertir en "bordería absoluta".
Lo que sí que me dolió en el alma fue el precio: 70€. OMG...
Vamos a echar cuentas: 4 braseros, 2 cervezas, 2 botellas de agua de 50 cl, y 4 servicios. Si partimos de que la comida en sí fueron 48€... ¿5.5€ la bebida y el pan por persona? ¡¿WTF?!
Pidiendo de carta puede salir por unos 35€, así que id ahorrando si elegís esta opción, jeje!

Valoración general: un 7.5. La carta está muy buena pero me esperaba más, ¡que eso no quiere decir que no me gustara! Pero lo que sí que me fastidió fue lo que pagamos, porque estamos en lo de siempre, comer bien no tiene por qué ser caro, y lo que pagamos (bueno pagó Pablo, que nos invitó por su cumple, jeje!) me pareció super excesivo. ¡Ah! Y nos cobraron 4 de pan aún sabiendo que Rebeca no lo iba ni a probar...
Puede que vuelva, pero de momento está muy lejos de mi sobresaliente.

Y por hoy os dejo.
Espero que os haya gustado esta primera entrada "gluten free" y ya sabéis: compartid, likes, recomendaciones... Todo es bienvenido en este nuestro gastroblog :)

Un besote muy grande, pero sobre todo a mis acompañantes de aquella noche: Tony, Rebeca y Pab.

Carolina.

domingo, 3 de noviembre de 2013

CONCIENCIA GASTRONÓMICA

¡Hola, hola!

Qué frío de repente, ¿verdad? :S

Bueno, hoy no os voy a presentar ningún sitio sino que os voy a hablar de algo que últimamente me está tocando muy de cerca. 
El tema me lo propuso mi amigo Álvaro y espero que os resulte tan interesante (y útil) como a mí.

Os quiero hablar de la celiaquía.
Aunque os suene raro o lejano un 1% de la población padece esta enfermedad y si os ponéis a pensar un poco, seguro que conoceis a alguien celiaco. En mi caso, tengo un primo, dos amigas y un amigo que la padecen, ¡y no es que yo conozca a medio mundo!

Por si alguien no lo sabe, las personas celiacas no pueden ingerir ningún alimento que contenga gluten, es decir, no pueden tomar cosas como: pan, pasta, bollos, galletas, cerveza... Vaya que no pueden comer absolutamente nada que lleve trigo, centeno, cebada o avena.
Lo malo es que hay mogollón que alimentos que aunque no estén hecho a base de trigo sí pueden contener trazas de él, lo que puede ser realmente peligroso si no está debidamente indicado. Cosas como el chocolate, infusiones, salsas, patés, embutidos, quesos...
Ejemplo de alimentos que contienen gluten
Como veis, "ser celiaco no es nada sencillo", sobre todo porque muchas veces ocurre que las etiquetas de la comida no indican todos los componentes y en los restaurantes suele resultar muy difícil encontrar platos que ni siquiera hayan estado en contacto con el dichoso gluten.

Por todos estos motivos voy a empezar a usar una etiqueta nueva para identificar todos los sitios que tengan menú apto para celiacos. La llamaré... "sin gluten", que no es muy original pero se entiende xD

Ejemplo de alimentos libres de gluten
Otra de las sugerencias que me hicieron es incluir otra etiqueta para vegetarianos, pero no lo veo especialmente necesario ya que a no ser que vayas a un asador (o sitios por el estilo) siempre se pueden encontrar platos que no usen alimentos de origen animal.
Sí que es cierto que tengo pendientes varias reviews de restaurantes vegetarianos (que ya cuenta con la etiqueta "cocina vegetariana"), así que poco a poco iré incluyendo más restaurantes de este tipo además del Ecocentro.

Y bueno, por hoy poco más que añadir.
Esta semana espero poder subir la review del primer restaurante "sin gluten", así que ¡estad atentos!

Un beso muy fuerte a todos y espero que la entrada os haya resultado amena a la par que interesante :)
¡Hasta la próxima!

Carolina.

martes, 22 de octubre de 2013

EL JALAPEÑO


¡Hola de nuevo!

Qué pena que ya se esté yendo el calorcito, ¿verdad? Y lo peor de todo: ¡vuelven los exámenes! Por esa razón he tardado un poquito más de lo habitual en actualizar el blog, sorry! Sorry!

Esta semana os traigo un sitio de lo más recomendable y que espero os guste tanto como los anteriores ^^
¡Vamos a ello!

Os presento El Jalapeño, que como ya os podéis imaginar, es un restaurante mexicano ¡y de los mejorcitos de Madrid!
Se encuentra en la calle Pedro Muguruza 4 (metro Plaza de Castilla L1, 9 y 10), y que no os sorprenda tardar un pelín en encontrarlo, porque está un poquito escondido y hasta Tony y yo, que habíamos "estudiado" el camino, tuvimos que dar un par de vueltas para encontrar la calle.
No tienen web, pero sí página de FB, así que echadle un ojo y así veis la carta completa y más fotos, tanto de la comida como del local.

Nada más entrar nos recibieron con una sonrisa y buenas palabras (cosa que siempre se agradece), y nos llamó la atención que siendo un miércoles por la noche solo tuvieran nuestra mesa libre (también es cierto que es chiquitito), por lo que es imprescindible reservar si os queréis asegurar la comida, jeje!

Como no podía ser de otra manera, de entrante pedimos nachos (con guacamole, tomate, queso...) y quesadillas. Ya sabéis que soy una fanática de ambos platos y ¡no os podéis imaginar lo que disfruté! ¡Estaba todo riquísimo! ¡Si es que hasta me dio pena acabarlo! Además, nos pusieron varias salsas y jalapeños para acompañar, así que los fans del picante os vais a quedar más que satisfechos :)

Nachos y quesadilla, ¡todo de rechupete!

Luego llegaron los principales, consistentes en cazuelas de pollo, cerdo o ternera con tortitas que puedes rellenar a tu gusto, en plan tacos, burritos...
Creo recordar que nosotros pedimos cochinita pibil y alambre (pero no estoy segura al 100%...) así que si no habéis probado nunca nada de esto os aconsejo preguntar al camarero que seguro que os guiará por el buen camino xD
Cada cazuela da para 3 o 4 tortitas así que lo ideal es pedir una por persona y compartir :)
Ambas me gustaron mucho, pero la de la derecha (la que lleva queso fundido por encima), ¡estaba para ponerle un monumento!

Un DIY de comida, jeje!

Y ya para acabar, ¡el postre!
Me encanta mirar la carta de postres antes que todo lo demás para ver cuánto hueco me tengo que reservar, y menos mal que lo hice porque entre los crêpes con dulce de leche y el brownie con helado (también de dulce de leche), ¡estuvimos a punto de salir rodando!
Eso sí, impresionantes. Dos postres sencillos pero dignos de admiración, que hasta hacer cosas sencillas tiene su misterio.

Veo la foto y se me hace la boca agua... Argh...

De precio me pareció super bien: todos los platos (tanto principales como entrantes) cuestan unos 7€, y los postres alrededor de 5, así que si echáis cuentas podréis ver que toda la cena nos salió por unos 18€ cada uno, y teniendo en cuenta todo lo que comimos (quizá con un entrante y un postre a compartir nos hubiese bastado) y la gran calidad de los productos, está mejor que bien.

Los camareros fueron super amables, no perdieron la sonrisa en ningún momento a pesar de no parar de ir de un lado a otro, fueron bastante rápidos.
Como podéis ver en la foto de abajo, el local está decorado muy chulo y parece un sitio muy adecuado para hacer comidas de grupo.

Siempre nos quedamos lo últimos xD
Valoración general: un 10. Me quedé con ganas de darle un beso al cocinero (o cocinera). Realmente un sitio muy recomendable.

¿Qué os ha parecido? Merece la pena una visita, ¿verdad?
Dadle una oportunidad porque restaurantes pequeños como éste no se merecen caer en el olvido o verse sepultados por las franquicias, ¡y yo me apunto a ir de nuevo!

Un besote muy grande a todos los fans de la comida mexicana y atentos a la próxima entrada, que va a ser un pelín distinta a lo que os tengo acostumbrados :)

Carolina.

martes, 8 de octubre de 2013

MORIKAEN


Buenas!!

¿Cómo se presenta Octubre?
La vuelta a la rutina está siendo incluso más dura de lo que pensaba: exámenes, prácticas, academia, trabajar... ¡Madre mía! ¡Qué ganas de vacaciones! Jajajaja!

Esta semana os presento un sitio nuevo con muchísima ilusión.
Y toda esta ilusión se debe a que lo he conocido gracias a un "anónimo" que me dejó alguien en la entrada del Kiyota. Me propusieron un sitio muy cerca de la uni y que me vino perfecto para el mediodía del pasado viernes, así que allá voy, a dejarlo todo por escrito para que se os haga la boca agua, jeje!
Ah! Y muchas gracias por la recomendación, a ver si tomáis ejemplo, jaja!

Hoy os voy a hablar del Morikaen, un restaurante japonés situado en la calle Hilarión Eslava 17 (metro de Moncloa L3 y 6, y Argüelles L3, 4 y 6). Tienen web, pero he intentado entrar varias veces y no funciona... Lo que sí que funciona es su perfil de Facebook, donde podéis ver los distintos menús de mediodía (incluyen 3 platos además de bebida y postre).

Sin duda alguna Tony y yo elegimos esta opción, puesto que había 10 donde elegir de entre 8 y 12€.
En concreto, pedimos el 2 y el 9 (seguimos al pie de la letra la recomendación!), y la verdad es que salimos más que satisfechos en todos los sentidos.

De entrante teníamos una ensalada goma muy buena y que devoramos al instante: lechuga, tomate, algas, maíz, aguacate, una salsa guay... Vamos, todo lo bueno que puedes querer que tenga una ensalada :)

A la rica ensalada!

Como principales ambos elegimos menú con ramen: el mío (foto superior) era miso, y como podéis ver llevaba huevo, setas, naruto, huevo, soja, cerdo, los fideos... Una auténtica pasada!! Y el de Tony (foto inferior) era beef karee, con ternera, curry y los fideos, claro. También estaba muy, muy bueno, aunque como yo no soy muy amante del picante, disfruté mucho más del mío, jeje!
Ah, y de la cantidad no he dicho nada, pero era un cuenco de casi un palmo de altura así que ya os podéis imaginar cómo nos pusimos!! ^^

Uno de los mejores platos de ramen que he probado

Y por si era poco, también tomamos rollitos japoneses y gyozas, y ni que decir tiene que estaban maravillosamente hechos :)

Gyozas y rollitos, por si aún tienes hambre

De postre podías elegir entre café, helado y flan de té verde, pero como tenía que ir a la academia, no me dio tiempo a pedir nada :'(

¿Qué os parece que solo pagáramos 15€ por toda esta comida? Yo me quedé flipando... Genial, genial, genial :D

La carta no nos dio tiempo a mirarla mucho pero echando cuentas rápido calculamos que por 12€ o así puedes comer bien, ya que los principales no son caros y las cantidades son más que generosas.
Nos atendieron super bien (el camarero no paraba de preguntarno que qué tal todo) e incluso pudimos conocer al cocinero (japonés de pura cepa), al que me quedé con ganas de felicitar por lo bien que cocina.

Valoración general: un 9.5. Todo estuvo estupendo: la comida, la atención, el ambiente... Pero tuvimos que esperar un poquito entre plato y plato, y quizá el sushi de la cara era un poco caro (nada raro en este tipo de comida, todo hay que decir).

Bueno, pues ya conocéis otro sitio super recomendable y que dedico con todo mi amor y cariño a Álvaro, un compañero (y amigo) de la uni que me dice que tengo que escribir más a menudo!! Intentaré hacerle caso... Espero compartir mesa contigo algún día, eh?? :D

 Un beso muy grande a todos, pero recibid dos aquéllos que me animáis a seguir con este proyecto, que me escribís comentarios, likes, que compartís... Vaya, a todos los que, de una manera u otra, colaboráis con este nuestro blog :)

Carolina.

miércoles, 2 de octubre de 2013

PIZZERIA DELLA CABEZA

¡¡Hola de nuevo!!

¡¡Ay, ay, ay!! ¡¡Que ya llegó el otoño!! Qué lástima, ¿verdad? :(
Con lo que me gustan a mí las terracitas, las largas horas de sol, las bebidas fresquitas... Pero bueno, ahora es tiempo de platos calentitos y en nada de nada llegan las castañas, jeje!

Esta semana os presento algo que suele gustar a todo el mundo; y digo "suele" porque solo conozco a una persona a la que lo le gusten las pizzas! Sí, Pablo, va por ti, pero con mucho amor, ¿eh? ¬¬

El sitio dela que os hablo se llama Pizzería della Cabeza y está en la calle Lavapiés 6 (metro Tirso de Molina L1 o Lavapiés L3). No tienen web pero he encontrado un sitio donde podéis ver la carta al completo y así os hacéis una idea de qué podéis pedir, ya que además de las susodichas pizzas, también tienen pastas, carnes, ensaladas, empanadillas...

Tony... No sé qué estaba haciendo xD
Lo cierto es que el local es muy acogedor y está decorado bastante chulo, pero os recomiendo ir o muy tarde, o muy temprano, porque suele haber mucha gente y cuando se llena es un pelín agobiante. Si no, siempre podéis pedir la comida para llevar :)

De entrante nos pusieron una especie de empanadilla, pero más grande (empanada argentina, creo que lo llamaban), que estaba muy buena y llenaba un montón!

La misteriosa empanadilla
Y después llegaron las pizzas!
Nos costó la vida elegir qué íbamos a pedir (sí, Tony a veces se empeña en no dejarme elegir, jaja!) porque tienen 30 distintas, pero al final cayeron la serrana (con espinacas y queso de cabra) y la Della Cabeza (con carne picada, bacon y chorizo).
En la foto no se aprecia bien, pero eran muy gorditas (como dos dedos) y ocupaban todo el plato.
Como ya sabéis, Tony y yo somos de buen comer, bueno pues estas dos pizzas inocentes pudieron con nosotros! Sí... Me avergüenza decirlo pero no nos las pudimos acabar! Así que lo que nos sobró, nos lo llevamos a casa y lo desayunamos la mañana siguiente :)
Ricas, jugosas, grandes... ¿qué más se le puede pedir a una pizza?

A la rica pizza!

Y como era de esperar y a pesar de no haber acabado el plato principal, no me resistí a pedir un trozo de tarta de zanahoria, también muy rica y, sorprendentemente, nada empalagosa.
Ah! Además nos pusieron unos chupitos de limoncello, pero ya sabéis que yo soy muy poco de "bebidas alcohólicas".

Qué rica estaba la tarta!

Poco queda por añadir: nos atendieron bien, bastante rápido y había buen ambiente.
El precio me pareció bastante bien: unos 9€ por pizza, así que por 10€ se puede comer perfectamente.
Creo que es un sitio al que volveremos ya que últimamente pasamos muchísimo tiempo por la zona de Lavapiés y saber que hay un sitio bueno y barato, siempre viene bien.

Valoración general: un 8.5. La comida me pareció genial y a un precio muy razonable, pero creo que al local le vendría estupendamente un buen lavado de cara.

Aquí terminamos por hoy.
Espero que os haya gustado la nueva entrada y no dudéis en compartir :) Ah, y gracias por vuestras sugerencias y comentarios, que gracias a vosotros hemos superado las 10.000 visitas!! GRACIAS!!
Siento haber tardado tanto en actualizar el blog, pero la uni me tiene atrapada!! :S
Un besote enorme!!

Carolina.

viernes, 6 de septiembre de 2013

PHUKET

¡¡Hola de nuevo comilones!!

¿¿Cómo han ido esas vacaciones?? Espero que hayáis cogido fuerzas para empezar de nuevo, que hasta Navidad aún queda un montón, jaja!
Lo cierto es que yo no me puedo quejar. He estado 3 semanitas en Málaga la mar de a gusto y el resto del tiempo en Madrid también ha estado bastante bien, así que ¿qué más puedo pedir? :)
Como os podéis imaginar, en Málaga he comido super bien y tengo pediente hacer una review contándolo todo, pero de momento hoy os voy a hablar de cocina tailandesa.

Hace unos días quedé Nacho, una personita super especial para mí (y al que quiero con locura) y con quien tenía pendiente compartir una comida/cena.
Casi de casualidad descubrimos un restaurante thai llamado Phuket que se encuentra en la calle Atocha 115 (metro Atocha L1). Tienen una web bastante completa donde podéis ver toda la carta, precios, menús, fotos... (es un poco caótica, así que dadle un par de vueltas antes de pensar que no encontráis lo que buscáis).

Antes de nada tengo que decir que Nacho no jugaba limpio ya que ha vivido en Tailandia y conoce mogollón su gastronomía, al contrario de mí, que solo la he probado un par de veces. Pero esto también tiene su parte buena ya que dejé que fuera él el que decidiera qué íbamos a comer... ¡y acertó de lleno!

Sí que tenéis que tener muy en cuenta que la cocina thai suele ser muy picante así que cuidadito con lo que pedís, sobre todo los que tengáis un paladar tan delicado como el mío, jeje!

Si vais a mediodía os aconsejo pedir el menú del día, ya que por 12€ se come muy, muy bien y podéis elegir entre una gran variedad de platos.

De entrantes pedimos: pinchos de pollo en salsa de cacahuetes (espectaculares!) y tallarines pad-thai (super suaves, muy recomendables).

Pinchos te pollo y tallarines, ¡qué rico!

Como veis, tiene todo una pinta deliciosa, y la foto no engaña!
Como principales compartimos una ternera con albahaca (muy sabrosa y acompañada de arroz blanco) y arroz salteado con verduras (llevaba pimiento, pero estaba tan bueno que "casi" ni me di cuenta!).

No sé quién sale más irresistible, si Nacho o la ternera, jiji!
Y una buena comida hay que completarla con un buen postre, así que pedí plátano con leche de coco. Quizá de aspecto no era especialmente "apetecible" pero realmente estaba muy rico y mucho menos empalagoso de lo que pensaba.

¡El postre que no falte!
Como ya he comentado más arriba, el menú del día sale muy bien, pero si no vais a mediodía tenéis otros menús que son un poco más caros pero que también merecen la pena si no sois especialistas en este tipo de cocina.
Por otra parte, ir de carta sale bastante más caro, unos 20€ por persona.

Nos atendieron muy bien y rápido (casi no había gente, aunque también es cierto que eran las 16:00) y el local está bastante bonito, quizá no muy thai pero moderno y agradable.

Valoración general: un 9, porque la comida me encantó (casi tanto como la compañía) y me pareció que el menú en relación calidad/precio es muy bueno. Creo que volveré para seguir descubriendo platos thais nuevos (pero no picantes!).

Bueno, pues aquí me quedo hoy. Espero que os haya gustado la entrada y no dudéis en dejar cualquier comentario, "me gusta", etc...
Ah! Os informo de que he actualizado mi otro blog (el personal) así que os animo a echarle un ojo y unas risas, jeje!
Un besote grandísimo a todos y en especial a Nacho, porque se merece este "homenaje" y mucho más :)

Carolina.

P.D. He visto que hay bastantes comentarios "malos" sobre restaurantes de los que he escrito. Lo primero, quiero aclarar que a mí nadie me paga por lo que escribo, es solo mi opinión y mis ganas de compartir mi experiencia. Y lo segundo, insistir en que para gustos, colores. Por que a mí me hayan atendido genial en un sitio no significa que vaya a ser así siempre ni con todo el mundo, al igual que un cocinero puede tener un día muy bueno o un día muy malo.

P.D.2. Casi hemos superado las 10.000 visitas!!! Queréis premio/sorpresa??

lunes, 22 de julio de 2013

UDON

Hola de nuevo!!

Hoy es mi último día de curro, así que a partir de esta tarde y hasta mediados de agosto estaré en Málaga, por lo que ésta es la última entrada de la temporada. Pero tranquilos! Volveré... jeje!

Para cerrar esta etapa he elegido un restaurante muy, muy especial para mí y que creo que os puede gustar mucho.
Se trata de Udon, una cadena de noodle bars a bastante buen precio y con excelente comida. Aquí en Madrid hay 3 así que podéis elegir el que os venga mejor buscando en su web, y ya de paso echáis un ojo a la carta que viene muy bien detallada.

Antes de nada os tengo que contar un secreto: como ya he dicho alguna vez, he trabajado como camarera un montón de años, bueno pues Udon fue mi primer trabajo "serio" (hasta entonces no sabía lo que era trabajar con contrato) y tengo que decir que les estoy super agradecida por la oportunidad que me dieron, que pasé unos meses estupendos con ellos (por el trato, el buen rollo entre compañeros...) y que aprendí un montón. Así que desde aquí mando un besazo enorme a Borja porque fue un jefe increíble y es una gran persona (aunque no sé si llegará a leer esto...).

Bueno, y ahora a lo que vamos.
En Udon se come principalemente noodles: con caldo, sin caldo, más finos, más gordos, con pollo, con verdura, con... De todas las maneras que os podáis imaginar. Pero también tienen una gran variedad de entrantes, arroces y rolls (lo mejor es que lo veáis en su web y así no os lío con tanto nombre).

A mí me gusta ir a mediodía porque hay menos gente, comes super rápido y el menú, a 10€, está realmente bien.
Primero puedes elegir un entrante. Nosotros pedimos tempura (para mí, de lo mejorcito de toda la carta) y gyozas (buenas y nada grasientas).

Gyozas y tempura
Después hay que elegir un principal. Puedes elegir entre un montón de platos de la carta, así que no es fácil quedarte solo con uno! Tony pidió Tori Namban Udon (que lleva el fideo grueso, caldo y pollo) y yo Seafood Yakisoba (que lleva el fideo fino y marisco).  Ambos me gustan un montón, no sabría con cuál quedarme, por lo que lo mejor es probar siempre un poco de todo, jeje!

Seafood Yakisoba (arriba) y Tori Namban Udon (abajo)
 Y por último, el postre. Tomamos helado y Banana & Choco (un crujiente de plátano relleno de chocolate). El Banana no es de mis postres preferidos, pero está bueno; sí os recomiendo muy mucho el Chocolate Cup, una pasada!

Imprescindible un buen postre
Está guay el menú, verdad??
Comer de carta sale un poco más caro, unos 17€ por persona (aunque la calidad lo vale), así que yo os recomiendo ir a mediodía para probar y si os gusta, volver en cualquier otro momento.
Siempre hay buen ambiente y lo normal es que lo sirvan todo rápido, así que es un sitio ideal para ir con amigos o para sorprender a alquien que no sea muy fan de la cocida asiática. Por otro lado, la calidad de la comida es inmejorable y los ingredientes siempre super frescos, por lo que respecto al sabor no vais a tener más que buenas palabras.
Ah! Y la cocina está abierta todo el día, así que cualquier momento es bueno para ir :)

Valoración general: un 8.5. Supongo que podría darles mejor nota, pero hay algo que no me gustó desde que entré: no hay camareros. Imagino que será política de empresa que solo sirvan chicas (o al menos nunca he visto en ningún Udon un camarero a excepción del encargado...) pero creo que es algo pasado de moda además de tremendamente sexista.
Por lo demás, todo perfecto. Muy recomendable.

Y ahora sí que sí, se acabó lo que se daba.
Espero que os haya gustado mucho, mucho esta última entrada, que paséis un verano muy, muy feliz, que descanséis mucho y que cojáis fuerza para la vuelta al cole. Un beso muyyyy grande a todos! ^^

Carolina.

miércoles, 10 de julio de 2013

ECOCENTRO

Hola, hola!!

Menudo calorazo, verdad?? Aquí en Madrid estamos que nos vamos a derretir! Menos mal que en menos de 15 me voy de vacas y podré disfrutar de playa y piscina!! :D

Esta semana os presento un sitio un tanto especial y que puede que no guste a todo el mundo...
Al poco de empezar a salir con Tony (hace ya casi, casi 4 años!) me presentó la cocina vegetariana. Al principio tuve serias dudas de si me iba a gustar o no, pensaba que todo iba a ser con verduritas a la plancha, legumbres, etc, y si en ese momento me hubiesen dicho que iba a pasar a ser una de mis comidas preferidas, no lo hubiese creído. Pero así es.
Sinceramente, creo que al que no le guste este tipo de cocina es por puro desconocimiento. Algo parecido con lo que pasa con el sushi: "puaj, pescado crudo!" dice, y yo pienso que no tienen ni idea.

Pero a lo que vamos.
Estuvimos en el Ecocentro, que podríamos decir que es un multiespacio compuesto por restaurante, buffet, varias tiendas, salas de charlas y actividades, etc. Está en la calle Esquilache 4 (metro Cuatro Caminos L2, 4 y 6) y tienen una super web  donde vais a poder ver absolutamente todo lo que ofrecen: carta, actividades, productos en venta...

Nosotros fuimos directamente al restaurante aunque echamos un vistazo al buffet y tenía muy buena pinta (y había bastante gente!).
Tiene algo muy bueno y es que todos los días tienen menú (además de la carta) por lo que puedes comer/cenar muy bien: a diario por entre 7,50 y 12,50€ (merece MUCHO la pena el de 12,50) o por 16,50 a 18€ los findes.

De primero pedimos salmorejo y habitas. Pedí el salmorejo pensando que no llevaría pimiento, pero ahí estaba, así que estuve un buen rato haciendo malabares para ni rozarlo siquiera, jeje! Pero tengo que reconocer que estaba bueno. Las habitas estaban un poco insulsas, aunque ya tiene bastante poco sabor de por sí, pero la salsa que llevaban estaba muy, muy buena.

El salmorejo (con los dichosos barquitos de pimiento) y las habitas.
Los segundos prometían bastante más aunque al final hubo opiniones de todo tipo.
Por una parte pedimos una terrina de tofu. Adoro el tofu, desde que me lo presentó Tony una noche, vivo enamorada de este ingrediente, pero la terrina no nos gustó a ninguno de los dos. Sabía... raro, no sé cómo describirlo. Por otra parte, la salsa de alcachofas esta muy fuerte, y creo que la manzana asada no pegaba mucho, así que de resumen podríamos decir que este plato no nos gustó. Eso sí, la presentación, impecable!
Una preciosidad la terrina de tofu, verdad?

Además pedimos un plato que llevaba un poco de todo y sin duda alguna, nos gustó mucho más.
Llevaba tabulé (el que lo haya probado sabrá que es difícil hacer un tabulé que no esté bueno), seitán rebozado (increíblemente bueno! lo que más nos gustó!) y tortellinis de setas con salsa pesto (dificilmente unos tortellinis pueden estar malos).

Tony con cara de susto ante lo buenísimo que estaba el seitán

Y ya solo nos queda hablar del postre. Pedimos arroz con leche (de soja) y una tartaleta de manzana. Soy super partidaria de la leche de soja, me encanta y me parece mucho mejor que la animal, pero para hacer un arroz con leche... No sé yo... Me gustó mucho más la tartaleta.
También tienen varios tipos de tartas, así que supongo que la próxima vez probaré alguna de ellas.
Al rico postre!
Poco más queda por decir.
Nos atendieron bien (nada que destacar), el sitio estaba bastante bien puesto, tienen menús para niños, y de los precios ya os he contando antes. Sí que veo necesario decir que la carta me pareció cara, así que si vais os recomiendo tirar de menú o probar en el buffet.

Valoración general: un 8.5. Sinceramente, esperaba un poco más de la comida. Más o menos todo nos gustó pero creo que el precio es un poco alto para lo que ofrecen. Aún así, creo que es un sitio al que volveremos.

Y aquí os dejo hoy.
Gracias por las visitas, gracias por los comentarios, por compartir, etc, etc, etc. Espero que os haya gustado (y si no conocíais la cocina vegetariana os animo a probarla)  y nos vemos el próximo día!
Un beso a todos!

Carolina.

lunes, 1 de julio de 2013

A TODO MÉXICO

Hola de nuevo comilones!!

Estoy a falta de un examen, así que con eso lo digo todo! Y sí, debería estar estudiando en vez de escribiendo, pero es que me salen las fórmulas por las orejas! Así que un ratito de relax y os cuento a dónde hemos ido esta semana.

Esta vez decidimos probar la auténtica comida mexicana y para ello decidimo ir a uno de los sitios con mejores críticas aquí en Madrid: el A Todo México. Se encuentra en la calle San Bernardino 4 (metro Noviciado L2) y tened mucho cuidado si lo buscáis en Google Maps porque te pone mal la ubicación!! Tienen una pequeña web donde podéis ver los horarios y un poco lo que os vais a encontrar.

Como ya he dicho alguna vez, no soporto el pimiento, ni lo picante (ni el pimiento picante, obvio), así que fui un poco recelosa de lo que iba a comer. Por suerte, descubrí que la gastronomía mexicana además de pimientos y cosas picantes, tiene otro montón de platos super ricos y aptos incluso para los paladares más quejicas (como el mío).

Lo primero que tengo que destacar es la rapidez con que nos atendieron: prácticamente nos acabábamos de sentar cuando ya teníamos en la mesas nachos con varias salsas (muy buenas a pesar de picar un pelín) y una margarita (para Tony, que es más "bebedor" que yo). Y a los pocos minutos ya teníamos los entrantes!!

Unos entrantes muy variados y ricos!
Como podéis ver eran dos platos con un poquito de todo para probar: quesadilla de jamón y queso, flauta de pollo, tamal de carne, taquito de ternera, jalapeño relleno de carne y queso (el mío se lo comió Tony y casi le da algo, jeje!), y tosta de guacamole y pollo. Sin duda éste último fue lo que más me gustó: el guacamole estaba para hacerle un monumento, cuando volvamos no descarto colarme en la cocina y comerme todas sus existencias, jaja!

Como principales nos trajeron unas cuantas fajitas (y otras más chiquitas) y una gran sartén con ternera, pollo, cerdo, verduras... como relleno. Todo estaba muy, muy bueno, pero el pollo me enamoró, tenía un sabor increíble y ni que decir tiene que no dejamos ni un trocito de nada!

Solo de verlo se me hace la boca agua...
Y a pesar de estar bastante llenos, no pude resistirme a un postre: dulce de leche con almendras. Tengo que decir que soy una apasionada del dulce de leche en todas sus facetas, y este postre realmente me encantó. Puede parecer empalagoso, pero si lo probaráis os gustaría tantísimo como a mí.

Dulce de leche... Mmmmm.....
De nuevo destacar lo rápidos y amables que fueron, sin perder la sonrisa ni la cordialidad en ningún momento a pesar de haber un montón de mesas ocupadas.
Como os podéis imaginar, el local está decorado con motivos mexicanos y os recomiendo muy mucho reservar, sobre todo si vais en fin de semana.
Por persona sale por unos 17€ (cenando bien, bien) y además tienen menú diario por 15€ con bastante variedad de platos.

Valoración total: un 9.5. A mí me encantó el sitio (y a Tony, todo quede dicho), y sin duda alguna volveremos, sobre todo con amigos, porque parece el lugar perfecto para reuniones desenfadadas donde comer y beber bien, y a buen precio.

Y por hoy hemos acabado. Un saludo muy grande a todos y la próxima vez que os vea ya estaré (casi) de vacaciones!! Weeee!!

Carolina.

jueves, 27 de junio de 2013

PIZZA JARDIN

Hola, hola!

Qué tal vais de calor?? Yo a ratos, porque para estar de vacas, guay, pero para estudiar... Uff!!
En fin, a ver si llegan ya las dichosas vacaciones de una vez y nos vamos todos por ahí, no?? :)

Esta semana os traigo un clásico de la gastronomía: pizza.
En concreto nos vamos a Pizza Jardín, una cadena de restaurantes super conocida aquí en Madrid que como todos los sitios tiene sus más y sus menos. De momento os dejo su web para que busquéis el que mejor os pille y ya de paso cotillear la carta (si es que no habéis ido nunca, claro!).
Nosotros estuvimos en el que está en el C.C.Moraleja Green porque el salón es super chulo y en verano tienen una terraza estupenda :)

Como viene siendo habitual, en la carta podemos encontrar entrantes (en mi opinión bastante caros) y ensaladas (mucha mejor opción, sobre todo si es para compartir.
Nosotros nos decantamos por una ensalada St Andrews: espinacas, cebolla confitada y jamón asado.
Estaba muy buena, pero realmente no tiene nada de especial, es una ensalada que cualquiera podría hacer en su casa.
A Tony le aburre la ensalada
Al ser un restaurante italiano, no faltan las pastas ni las pizzas en la carta, pero además tienen algunas carnes y fondues con muy buena pinta, pero fuera de nuestro presupuesto.
Para compartir siempre he creído que lo mejor es pedir un par de pizzas y probar un poco de cada, así que elegimos una pizza fusión (con huevos fritos y jamón serrano) y una fiorentina (mezcla de quesos, champiñones frescos y bacon).
En esto sí se puede decir que son buenos: buena la masa, buenos los ingredientes, buen horneado... Nos gustó mucho.
Pizza fusión (arriba) y fiorentina (abajo)
¿Y qué es una cena sin postre? Pues una cena sosa, pero como no hay money, money, pues nos tomamos un helado que no fue ni digno de foto xD
Pero que conste que tienen un montón donde elegir y que seguro que se os hace la boca agua solo con leer los nombres.

Como ya he dicho más arriba hay bastantes restaurantes por todo Madrid, pero si tengo que destacar algo (dejando aparte la comida) del que estuvimos nosotros serían dos cosas.
Por una parte el buen ambiente y  una bonita decoración, haciendo guiños a la naturaleza, muy "selvático". Pero por otro lado el servicio fue nefasto: tardaron años en tomarnos nota, nos trajeron dos ensaladas antes de acertar con la que habíamos pedido, otra larga espera con las pizzas, y a la hora de pedir los helado nos trajeron sabores que no habíamos pedido y que no sabíamos que tenían en la carta. Un desastre, vaya.
De precio sale por unos 16€ por persona pero sin pedir nada del otro mundo.
Una cosa buena es que suelen sacar promociones muy a menudo, así que no dudéis en usarlas porque realmente merecen la pena (y vuestro bolsillo os lo agradecerá! jeje!).

Valoración general: un 7, y creo que es más que suficiente. Es el típico sitio para hacer cenas grandes con grupos y para "impresionar" a tu pareja en la primera cita, pero hay sitios con mejor calidad, mejor precio y, sin duda alguna, mejor servicio.

Y aquí nos quedamos hoy. Un beso muy fuerte a todos, esperando que os haya gustado lo arriba escrito, y en especial, un super abrazo a Alba, que aunque se nos haya ido a hacerse las inglaterras, siempre será la mejor camarera del mundo, jeje!

Carolina.

domingo, 23 de junio de 2013

URBAN DINER

¿Qué pasa comilones?

¿Cómo os van las cosas? Yo estoy ya deseando hacer los dos últimos exámenes que me quedan para empezar a disfrutar de verdad las vacaciones, y mientras tanto, comiendo y cenando para luego contaroslo todo con pelos y señales.

Antes de nada me gustaría anunciaros que tengo un nuevo blog llamado Habitación 213 y me encantaría que os pasarais por ahí de vez en cuando. Es la cara nueva de mi antiguo fotolog y, a pesar de que me ha dado mucha pena dejarlo "de lado", empiezo super contenta esta nueva etapa :)

Bueno, y ahora vamos al lío.

Esta semana hemos estado en un tipo de restaurante que se está poniendo muy de moda. En concreto, me refiero a los "american diner" de los años 60 que parece que ahora salen hasta de debajo de las piedras.
Entendedme, no es que no me gusten (si no, no iría) pero ya han dejado de ser una novedad. Pin ups, cuadros blancos y negros, tapicerías imposibles... lo único que salvo es comer con rock de fondo, jeje!

Esta ocasión fuimos al Urban Diner, que está en la calle Génova 25 (metro Alonso Martínez L4, 5 y 10) y tienen una web donde vais a poder ver, además de la carta, un montón de fotos.
Parte de la llamativa decoración
La carta no es especialmente amplia pero comida para todos los gustos.

De entrantes pedimos unos nachos (nos estamos haciendo unos expertos) que llevaban guacamole, queso, jalapeños, salsa picante y crema de queso. No estaban mal pero no me gustaron demasiado porque la crema de queso creo que no pegaba ni con cola, además que no le aportaba ningún sabor nuevo.
Por otro lado, y para probar otra cosa que la archiconocida ensalada césar, pedimos una ensalada con queso azul y nos pasó lo mismo que con los nachos: estaba buena, pero la crema de queso no era gran cosa. Y como dice Tony: "lo que no suma, resta".
Cómo destaca la dichosa crema blanca!
Como principal Tony pidió una hamburguesa y es curioso porque en vez de tener varios tipos, solo tienen dos tamaños y tú eliges los ingredientes de entre una gran lista además de la carne, lechuga y tomate, y las consabidas patatas fritas. Me pareció un sistema distinto y bastante bueno puesto que muchas veces no te gusta ningún tipo y tienes que andar pidiendo que te quiten o te añadan algo.
Y yo, para salir de la rutina hamburguesera, elegí un sándwich de pollo con salsa barbacoa y queso, que realmente estaba muy bueno.

Mi sándwich y la hamburguesa de Tony de fondo
Y ya para acabar pedimos tarta de queso (había más cosas, pero íbamos mal de tiempo y nos pareció lo más "ligero") que estaba muy correcta: estilo americano, nada empalagosa, sirope de fresa... Rica, rica.

Yo con sendas tartas de queso
De precio me parece que está muy bien: creo recordar que las hamburguesas rondaban los 5€, los entrantes, perritos y sándwiches algo menos, los postres unos 3... yo creo que por unos 12€ se puede cenar perfectamente.
Además es un sitio muy recomendable para ir a merendar o tomar algo con amigos.
Nos atendieron muy bien, aunque cuando empezó a llegar gente tardaron bastante más. Quizá les haga falta algo de personal cuando se llena.

Valoración general: un 8.5, porque la cena transcurrió perfectamente pero la comida no me acabó de convencer, se me hizo algo pesada. Rezan que todo es fresco, pero tengo mis dudas, sobre todo con las salsas y parte de los entrantes.

Y una vez más, espero que os haya gustado la experiencia de hoy y que me sigáis recomendando tantos sitios: me voy a poner como una ballena! Jaja! Pero gracias! xD
Un besote muy grande y hasta la próxima!

Carolina.

P.D. siento el color rosa de las fotos! Estábamos sentados justo debajo de un neón de ese color y ha salido todo como si estuviésemos en el país de Barbie! Jaja!

domingo, 16 de junio de 2013

HABESHA

Hola de nuevo!!
Qué poquito queda para la entrada oficial del verano, qué bien! Yo estoy como loca por coger vacaciones y más aún por acabar los exámenes, que parece que no va a llegar nunca el 2 de julio :(
Paciencia...

Esta semana Tony y yo hemos ido a probar algo totalmente nuevo y nos hemos quedado con la boca abierta de la buena elección que hemos hecho.
Como ya os he dicho alguna vez, me encanta probar comida nueva pero tengo unos principios muy "estrictos" que no suelo saltarme: no pimiento, no picante y nada vivo.
...y el viernes pasado me los salté de buena gana, jaja!

Os cuento: estuvimos cenando en un restaurante etíope llamado Habesha. Está en la calle Manuela Malasaña 17 (metro Bilbao L1 y 4, o San Bernardo L2 y 4), y tienen una web recién estrenada que está muy, muy bien y donde vais a poder ver toda la carta con fotos además de otras curiosidades.

Lo primero que vais a notar es que a pesar de que la decoración es bien sencilla, desde el principio vais a sentir que os habéis teletransportado a África: fotos, objetos decorativos, colores... todo te hace pensar que ya no estás en Madrid.

Saluda Tony! Que salimos en el espejo!
Nunca habíamos probado este tipo de cocina, así que agradecimos un montón que la carta tuviese fotos y sobre todo que nos explicaran tan bien cada plato; aún así yo solo os voy a contar un poco por encima todo lo que comimos sin entrar en mucho nombres porque no los recuerdo bien :S

Para compartir pedimos fatira, que es como una torta hecha trocitos con huevo revuelto. Era super suave sencillo, y estaba bastante buena.

Un plato sencillo pero rico
Y después nos trajeron una bandeja enorme con un montón de cosas. Por una parte había una especie de crêpes (injera, creo que se llama) a modo de pan pero hecho con harina de otro cereal distinto al trigo (ni idea de cuál es). Y por otra parte había varios guisos y estofados: pollo, lentejas, espinacas, ternera, patatas, queso... Todos estaban  riquísimos aunque había dos o tres que picaban cosa mala y otro con pimiento (argh!), pero como ya digo todo muy, muy bueno. Bien hecho, sabores profundos, calentito... Genial.
Qué montón de comida y qué rico todo!
Tengo que reconocer, y sin que sirva de precedente, que no conseguimos acabárnoslo todo: estaba todo espectacular pero tuvimos que dejarnos un pelín de los "crêpes".

Y como yo no sé vivir sin postre, tuvimos que pedir un par de baklavas para irme completamente contenta a casa.

¿Cómo se puede vivir sin postre?
Destacar sobre todo la buena atención y rapidez con la que nos atendieron: en menos de 45 mins habíamos cenado y en ningún momento nos faltó de nada, realmente bien en este aspecto.
Por otra parte decir que el precio es inmejorable: principales entre 5 y 9€!! Es decir, que por menos de 15€ cenas perfectamente. Aunque si no habéis probado nunca este tipo de comida, os aconsejo pedir alguno de los especiales, y por 12€ podréis comer una degustación de varios platos.
Cierra los lunes, pero el resto de la semana tienen horario contínuo.

Valoración general: un 9.5, y no les pongo un 10 porque me dijeron que un guiso picaba, y luego resultaron ser tres, aunque según Tony es que yo tengo el paladar muy sensible, jaja! En serio, un sitio que realmente merece la pena conocer. Volveremos.

Y por hoy esto es todo.
Un beso muy fuerte a todos, gracias por todos los comentarios que sé que me vais a dejar (jeje!) y nos vemos el próximo día!

Carolina.

domingo, 9 de junio de 2013

ALBATROS TEX-MEX

Hola de nuevo!

Os iba a hablar del mal día que hace, pero como este tiempo es tan cambiante, seguro que si alguien lee esto en unos días hace un calor horrible, así que directamente os hablo de otra cosa: 8000 visitas!
Sí, sí sí! Increíble pero cierto! Y entradas con más de 300! Uauh! No veais la ilusión que me hace! :D

Hace un par de semanas salimos en un diario digital de Chamberí, hay varios restaurante que ya me siguen en Twitter y Facebook, así como algún que otro cocinero y/o crítico gastronómico... Parece que poco a poco este proyecto va cogiendo color y es genial.
Siempre he querido dedicarme a algo relacionado con la hostelería y la restauración, y ya que no me va a ser posible, al menos tengo esto entre manos que tanta ilusión me hace. Sé que no voy a llegar a ser la mejor crítica culinaria del mundo, pero al menos me llevo una preciosa experiencia. Y en grandísima parte gracias a todos los que me leéis, así que muchísimas gracias!

Y después de este emotivo momento, vamos al lío!
Ah! Los exámenes ya están hechos, ahora toca esperar a las notas, uf!

Esta semana hemos estado cenando en el Albatros Tex-Mex, un bar/restaurante estilo western en el madrileño barrio de Vicálvaro, en concreto en la calle Lago Erie 3 (metro de Vicálvaro L9). No tienen web pero podéis buscar su perfil en Facebook y ver algunas fotos.

Fuimos totalmente a ciegas y sin saber qué nos íbamos a encontrar, y tengo que reconocer que en un momento me pensé si entrar o no, pero una vez dentro me acabó convenciendo.
Eso sí, seamos realistas, no os penséis que os vais a encontrar con lujos, no. El Albatros es el típico bar de barrio solo que con un encanto especial.

Sin duda lo que más llama la atención es la decoración: una oda al lejano Oeste en toda regla. Cabezas de vaca, herramientas de aserradero, instrumentos musicales, muebles de madera, fotos de indios... e incluso la música te invita a enfundarte unas botas, calarte un sombrero y bailar como Coyote Dax! Jaja!


Como os podéis imaginar, la carta también está relacionada con el western: carnes a la brasa, barbacoas, hamburguesas... y también perritos y ensaladas. Una cosa que me gustó mucho y me llamó la atención es que tienen cerveza y comida apta para celíacos.

Como ya os he dicho, Tony y yo íbamos un poco despistados, así que pedimos unos entrantes para empezar: ensalada de salmón, patatas con mojo picón y un combo de alitas, aros de cebolla y croquetas.
La presentación no es su fuerte, aunque tengo que decir que todo estaba bastante bien.

Unos entrantes para ir haciendo hambre.
Después supongo que lo lógico hubiese sido pedir carne, pero para cenar no nos apetecía, así que fuimos a por los perritos. Tienen 4 tipos y pedimos uno de cada, para probar.
A priori parecían bastante distintos, pero lo cierto es que luego todos sabían más o menos igual a pesar de tener ingredientes distintos. Quizá fuese por la cebolla o la lechuga... Pero estaban buenos y nos dejaron bastante satisfechos.

Cada cual con sus perritos, que no queremos discusiones!
De postre nos ofrecieron brownie, pero no tenían, así que nos lo cambiaron por muffins, pero tampoco tenían, así que al final nos hicieron un crêpe enorme de chocolate y nata para compartir.
Creo que fue lo que menos me gustó de la cena puesto que la masa, aunque tenía buen aspecto, estaba increíblemente dura! Quizá porque lo hicieron demasiado tiempo o porque llevaba mucha harina... Pero también cayó, que Tony y yo somos de muy buen comer, jaja!
Tenía buena pinta, verdad?
Como curiosidad decir que todas las semanas dan "clases" de baile western y conversación en inglés. Y creo que también hacen algún que otro concierto de blues.
El dueño era un tipo muy majo (parecía un auténtico cowboy!) y la camarera que nos atendió era un encanto (aunque tardó un poco porque había bastante gente en la zona de la barra).
De precio está bastante bien, unos 10€ por persona si no pédís nada especial, y creo que es un sitio perfecto para ir de cañas con los amigos y ya de paso cenar algo desenfadado.

Valoración general: un 7. No es lo que nos esperábamos, pero al final la cena salió bien y, sin duda, fue una noche distinta. Por otra parte, creo que deberían esmerarse un poco más con la comida porque un sitio así podría tener mucho gancho.

Bueno, aquí se acaba nuestra aventura por el "far west" y espero que os haya gustado, o al menos que os hay hecho sonreír :)
Un besote muy grande para todos y nos vemos en el próximo post! Feliz semana!

Carolina.